Edwin Escobar (AP)

MINNEAPOLIS -- Quizás los números de 2014 no sean exactamente los que se había propuesto obtener el zurdo venezolano Edwin Escobar, de los Gigantes de San Francisco, pero considera que ha aprendido bastante desde los Entrenamientos de Primavera.

Y cuando alguien que le dedica su vida al apasionante mundo de la pelota aprende de los consejos de su ídolo es mucho mejor todavía y por eso Escobar, primo de Kelvim y Alcides Escobar, y varios de sus paisanos que se han desempeñado en las Ligas Mayores, se siente como en la gloria.

"Admiro mucho a Madison Bumgarner", expresó Escobar, conceptuado a principios de este año como el décimo mejor prospecto de la organización de los Gigantes. "En los Entrenamientos de Primavera estuvimos trabajando juntos y aprendí algunas cosas buenas de él. Aprecio mucho que una súper estrella de su calibre haya dedicado tanto de su tiempo para ayudarme".

En su primera temporada a nivel de la AAA, Escobar, de 22 años de edad, tiene registro de 3-8 con efectividad de 5.06. administrando 93 ponches en 105 episodios de trabajo, a un nivel relativamente fuerte porque en la Liga de la Costa del Pacífico juegan muchos peloteros que en cualquier momento pueden subir o bajar a las Grandes Ligas con sus respectivas organizaciones.

"Mis números no han sido tan buenos como en la temporada pasada, pero aunque no sea ninguna excusa he estado trabajando fuerte a ese nivel, incrementando mi número de entradas y de lanzamientos por cada juego", analizó Escobar para las mayores. "Ahora mismo me siento muy bien y orgulloso de estar rodeado de tantos peloteros buenos en este Juego de las Futuras Estrellas".

"Me siento muy bien lanzando en esa Liga [AAA] porque allí juegan muchos peloteros veteranos y si cometes una equivocación te van a pegar duro y te vas a meter en problemas", agregó el zurdo que es conceptuado como una carta del futuro para la rotación del equipo grande dirigido por Bruce Bochy.

A diferencia de otros peloteros que intervinieron en el Juego de las Futuras Estrellas que todavía no tienen experiencia en sus respectivos países de origen, Escobar ya ha lanzado en 24 partidos a lo largo de tres temporadas con los Cardenales de Lara en la exigente pelota invernal venezolana. "Me ya ayudado bastante la experiencia que he obtenido allá", dijo el nativo de La Sabana, una población del estado Vargas, ubicado en el Litoral Central venezolano.

En Venezuela ha trabajado tanto como abridor que como relevista, pero Escobar no tiene la menor duda de cuál es su preferencia como serpentinero. "Soy un lanzador abridor, que me gusta ir de menos a más. Actualmente trabajo en mi consistencia".

La bola rápida es la principal herramienta de este zurdo venezolano que originalmente pertenecía a la organización de los Rangers de Texas y que fuera canjeado a la de los Gigantes por el también lanzador Ben Snyder el 1 de abril de 2010.

"La velocidad es mi arma que uso bastante, pero lo que es el cambio y la slider son bastante buenos", se definió Escobar. "Todos esos envíos los uso mucho y me han ayudado a tener bastante éxito en el béisbol".

Subir a las Grandes Ligas y establecerse en una rotación en la meca de la pelota son sus principales metas, pero eso es algo que no le quita el sueño en los actuales momentos. "Me concentro ahora en lanzar en la Triple 'A' y no le pongo mucha atención a lo que pueda ocurrir en las Grandes Ligas", aseguró Escobar. "Sólo espero por el momento la oportunidad. Hay otras cosas por las que debo preocuparme y en las cuales debo seguir trabajando".