Brian Cashman y Masahiro Tanaka.

NUEVA YORK - Está de más decir que la adquisición de Masahiro Tanaka tiene entusiasmados a los Yankees. El contrato que los Bombarderos le dieron al japonés sin que éste haya hecho un solo lanzamiento en Grandes Ligas - siete años y US$155 millones - demuestra lo mucho que el club confía en las habilidades del derecho.

Tanaka se puso el uniforme de Nueva York por primera vez el martes en lo que Jason Zillo, director de relaciones públicas del equipo, describió como la rueda de prensa más grande que han organizado los Yankees desde la presentación del compatriota de Tanaka, el toletero Hideki Matsui, en el 2003.

Tanaka no es el primer pitcher japonés presentado en el Bronx con bombos y platillos. Tras destacarse en el béisbol nipón, Kei Igawa y Hideki Irabu se unieron a los Bombarderos en medio de mucho entusiasmo, pero jamás estuvieron a la altura del reto. Quizás sea con esos fracasos en mente que, aunque afirman que han hecho una inversión mejor informada ahora, la directiva de los Yankees ha tratado de mermar las expectativas que rodean a Tanaka.

De cara a la temporada del 2014, los Yankees proyectan al pitcher de 25 años de edad como tercer abridor en una rotación cuenta con CC Sabathia, el también japonés Hiroki Kuroda, el dominicano Iván Nova y quien se adueñe del quinto puesto en los entrenamientos.

"Obviamente, hay algo de riesgo, porque está haciendo la transición de Japón", dijo el gerente general Brian Cashman acerca de Tanaka. "Hemos hablado de los ajustes que son necesarios. Tiene una gran habilidad. Quizás estemos recibiendo algo mejor que un tercer abridor. Quizás sea el segundo o hasta llegue a ser el número 1".

En 175 presentaciones a lo largo de siete temporadas para el Rakuten Golden Eagles del béisbol japonés, Tanaka, conocido por su recta de dedos separados o splitter, registró foja de 99-35 con promedio de carreras limpias de 2.30. Cedió 1,182 hits, otorgó 275 boletos y ponchó a 1,238 en ese tramo. En el 2013, su marca fue de 24-0 con efectividad de 1.27 en 28 presentaciones, incluyendo 27 aperturas. Pero como Igawa e Irabu demostraron, el éxito en Japón no siempre se traduce en éxito en Grandes Ligas.

En enero del 2007, los Yankees presentaron con mucha fanfarria a Igawa, en quien habían invertido $46 millones por cinco años. Igawa hizo apenas 16 presentaciones por los Yankees del 2007-2008, en las cuales registró foja de 2-3 con efectividad de 6.66.

En 1997, los Yankees le otorgaron un contrato de cuatro años y $12 millones a Hideki Irabu, a quien en aquel entonces se le describía como el "Nolan Ryan de Japón". Irabu viajó a Nueva York en el avión privado de George Steinbrenner y el alcalde de Nueva York en aquel entonces, Rudy Guiliani, le entregó la llaves de la Ciudad de Nueva York. Irabu, otra decepción, tuvo marca de 29-20 con 315 ponches y un promedio de carreras limpias de 4.80 en 395.2 innings en tres temporadas por los Yankees antes de ser canjeado a los Expos de Montreal después de la campaña de 1999. Su final fue trágico; el ex lanzador fue hallado muerto en su casa en California, víctima de un suicidio, en julio del 2011.

El receptor de Irabu para su anticipado debut de Grandes Ligas el 10 de julio de 1997 fue Joe Girardi, el actual manager de los Yankees, quien considera importante que Tanaka tenga metas altas pero realistas y que no trate de hacer más de la cuenta.

"Una de las cosas que he notado de los jugadores japoneses es que sienten un poco más de presión de representar a su país que los jugadores criados aquí", dijo el capataz. "Uno le abre el camino al próximo y ése al siguiente. Tratar de mermas sus expectativas de lo que tienen que hacer es importante. Para mí, lo más importante es ser tú mismo y salir a hacer lo tuyo. No sentir que tienes que estar a la altura del contrato y demostrar que vales cada centavo.

"Lo viví con Kuroda. Le quería demostrar a todo el mundo que valía cada dólar que le estaban pagando. Tiene que entender que va a tener malas aperturas; es parte del juego. Hasta los mejores lanzadores tienen malas aperturas y le caen a palos."

Girardi considera que el equipo puede ayudar mucho a un jugador en dicha situación.

"Lo más importante es hacerlos sentir que son parte de ésta cultura. Que encajan, que se les acepta y que queremos que se sientan a gusto. Que sepan que se les aprecia igual si tienen una apertura buena o mala y que eso no va a cambiar nuestro sentir. Entendemos que eso es parte del juego".

La transición del béisbol japonés a la Gran Carpa no sólo es mental. La bola que se usa en Japón es más pequeña que la de Grandes Ligas y la temporada regular allá consiste de 144 juegos en lugar de 162. El gerente general de los Yankees, Brian Cashman, dice que hay que tomar en cuentas dichas diferencias a la hora de formular expectativas para Tanaka.

"Creo que los ajustes que debe hacer son reales," dijo el ejecutivo. "Aun con lo emocionados que estamos de tenerlo aquí y lo mucho que necesitamos un pelotero de su capacidad, quiero que la gente entienda lo difícil que este juego es aquí y que sepan que deben anticipar algunas contrariedades durante su proceso de adaptación. Es igual que cuando firmamos a jugadores de otros clubes y vienen a Nueva York de otros mercados".

No obstante, los Yankees confían en que están en mejor posición para evaluar a un jugador japonés ahora que en la época de Igawa.

"Las evaluaciones de los escuchas que usamos son mucho mejores ahora", destacó Cashman. "En aquel entonces, usábamos un servicio de escuchas independiente para complementar nuestros viajes a Japón, que eran mucho menos frecuentes. Y nuestro departamento de análisis cuantitativo está mejor capacitado ahora para convertir los números".

Según Cashman, el Clásico Mundial de Béisbol, el torneo internacional que debutó en el 2006 en el cual se usa la misma bola que en Grandes Ligas, ha creado otra plataforma para observar a jugadores extranjeros.

"Esa es otra oportunidad de evaluar y ver cómo alguien responde en esas condiciones con esa bola", dijo Cashman.

Tanaka ayudó a Japón a coronarse campeón de la segunda edición del Clásico en 2009. En ocho presentaciones en el torneo en el 2009 y el 2013, incluyendo una apertura, Tanaka tuvo efectividad de 2.89 con 17 ponches en 9.1 innings de labor sin otorgar boletos.

Tanaka ha dejado en claro que su meta principal con los Yankees es ganar una Serie Mundial. El propietario de los Yankees, Hal Steinbrenner, dijo que el club firmó al japonés justo porque considera que éste les brinda la posibilidad de volver a la gloria de octubre.

"Necesitábamos otro abridor de calidad", indicó Steinbrenner. "(Tanaka) es uno de los mejores lanzadores en la historia de Japón. Tiene tremenda habilidad. Lo evaluamos todo el año. Sé que es de mente fuerte porque lanzó en los escenarios más grandes allí. Lanzó en juegos importantes allá. Va a ser una gran adquisición. Tiene la resistencia y la habilidad. ¿Qué más se puede pedir?"