José Offerman

ISLA DE MARGARITA, Venezuela -- Se han visto claramente los altibajos de José Offerman en el béisbol profesional desde hace varios años.

En el 2007, a casi dos años de su última participación como jugador de Grandes Ligas, escenificó un feo incidente en una liga independiente en Connecticut, donde fue detenido por agresión y al final se declaró culpable.

En el 2009, llevó a los Tigres del Licey a la corona de la Liga Dominicana. Sin embargo, al año de dicho logro, fue suspendido "de por vida" por dicha entidad al golpear a un árbitro durante un partido de los felinos.

Ahora, cuatro años después, Offerman ha regresado a la cima al levantársele la dicha suspensión, volver a tomar las riendas del Licey y conquistar otra corona en Dominicana. Y para seguir con las buenas noticias, fue nombrado manager de Rojos del Aguila de Veracruz de la Liga Mexicana de Béisbol para la temporada del 2014.

"Todo ha sido de un momento a otro. Han cambiado muchas cosas", dijo Offerman, quien dirige al Licey en la Serie del Caribe en la Isla de Margarita, Venezuela. "Todo resultó mucho mejor de lo que esperaba. Tengo la dicha de poder tener el chance de ir a México a dirigir".

Offerman, una vez prospecto de primera categoría de los Dodgers al final de la década de los 80, bateó .273 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .732 en 15 temporadas de Grandes Ligas con Los Angeles, Kansas City, Boston, Seattle, Minnesota, Filadelfia y los Mets de Nueva York.

Subió como torpedero, pero tuvo sus mejores campañas al bate en otras posiciones, incluyendo la primera base y la segunda. Fue convocado a dos Juegos de Estrellas y en dos ocasiones encabezó la Liga Americana en triples. Su mejor temporada fue en 1998, cuando tuvo promedio de .315, OPS de .841 y 45 bases robadas por los Reales de Kansas City.

Ahora, a sus 45 años, ha empatado con su antiguo manager en los Dodgers, Tom Lasorda, en el segundo lugar de la lista de todos los tiempos del Licey con dos coronas conquistadas desde la cueva-Manny Mota tiene el récord de los azules con tres.

"Poder ganar este torneo ha sido bastante emocionante para mí", dijo Offerman, quien volvió al timón de los Tigres en sustitución de Mike Guerrero durante la postemporada de la Liga Dominicana. "Estamos en la Serie del Caribe, tratando de dar lo mejor".

La situación del Licey no luce fácil en Margarita 2014. El equipo perdió su primer compromiso frente a Puerto Rico el sábado por 7-6 en 10 innings, luego de estar arriba en el juego 6-1. Y mucho se ha hablado de la ausencia de Erick Aybar, Juan Francisco, Juan Carlos Cruz y Engel Beltré, quienes ayudaron a los felinos a titularse en Dominicana pero que no integran el equipo en este Clásico Caribeño.

"Estamos muy cerca de los entrenamientos", comentó al respecto Offerman. "Los muchachos prefieren ir a descansar dos o tres días, antes de a salir hacia los entrenamientos".

Pase lo que pase en Margarita, en el caso de Offerman las cosas han cambiado para bien y el dominicano espera que el trayecto siga positivo de cara a su nuevo reto en México.

"Todo esto es una gran experiencia, una gran motivación", dijo el oriundo de San Pedro de Macorís, quien jugó dos temporadas precisamente con el Veracruz al final de la década pasada. "Gracias a Dios todo ha salido (bien), mucho más de lo que yo esperaba.

"Voy a (tomar) ese reto (en la LMB) y enfrentarlo de la mejor manera posible. Trataré de usar la misma experiencia que he usado, a ver cómo resulta".