Prince Fielder junto a sus hijos en Arlington. (AP)

ARLINGTON - Los Rangers revelaron sus nuevos jerseys en el Ballpark de Arlington.

El primer jugador en ponérselo fue la más reciente adquisición de Texas, el toletero Prince Fielder, quien eligió el número 84-el primer integrante en la historia de la franquicia en usar el 84.

"Es un nuevo comienzo", dijo Fielder al hablar de dicho número al ser presentado en una rueda de prensa. "Es el año en que nací. Eso es lo único que voy a decir sobre eso".

Acompañado por su esposa Chanel y sus hijos Haven y Jaden, Fielder se vio con el pelo cortado-diferente a la última vez que se le vio con los Tigres de Detroit jugando en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

El manager de los Rangers, Ron Washington, y el gerente general del equipo, Jon Daniels, también estuvieron en el podio para ayudar a presentar a Fielder, quien fue adquirido de Detroit por Ian Kinsler hace cinco días. El primera base pudo haber rechazado el cambio a Texas, pero no ejerció dicha cláusula en su contrato.

"Pensaba que sería lo mejor para ambos equipos y para mí", explicó el toletero. "Soy un jugador del equipo, así que dije que sí".

Los Rangers hicieron el cambio porque quieren ganar la Serie Mundial y creen que el bate zurdo de Fielder caerá bien en la parte gruesa de su lineup. El autor de 285 jonrones y 870 empujadas en poco más de ocho campañas de Grandes Ligas no fue adquirido porque la gerencia crea que él pueda ayudar al equipo a volver a ganar 90 juegos. En vez de eso, Texas quiere que Fielder le ayude a ganarlo todo.

"Estamos buscando muchos buenos tiempos y muchas victorias", dijo Daniels.

Fielder dijo que se siente "bien" con esa clase de expectativas.

"Definitivamente, ésa es la meta principal", dijo Fielder al hablar de ganar el Clásico de Otoño. "Me alegro de que estemos todos en la misma página".

Fielder, de 29 años, también está de acuerdo con la idea de que el cambio será un éxito sólo si él sigue como pelotero productivo durante todo su contrato, al que le quedan siete años y US$168 millones más.

"Lo tomaré año por año", dijo Fielder. "Definitivamente no va a ser un reto. Amo este juego. ¿Por qué haría algo que me hiciera no jugar de la manera en que debería?"

Hasta ahora Fielde ha podido mantenerse en salud. Ha jugado por lo menos 157 partidos en cada una de sus ocho campañas completas en Grandes Ligas con Milwaukee y Detroit, incluyendo 162 en cada una de las últimas tres. De hecho, lleva 505 juegos consecutivos desde mediados de septiembre del 2010, lo cual representa la racha más larga en ese sentido en la Gran Carpa.

Al relatar por qué le gusta jugar todos los días, Fielder contó una historia de cuando tenía 11 años y se criaba con su papá, el ex ligamayorista Cecil Fielder.

"Recibí el impacto de un foul en la pierna", dijo Fielder. "Mi papá dijo, 'No estás lastimado' y se fue caminando. No me habló durante un día o dos. Me supongo que eso significaba que uno debería jugar, así que siempre he querido jugar sin importar nada".

En el 2013, Fielder jugó en 162 partidos por los Tigres. Bateó .279 con 25 jonrones, 106 empujadas y slugging de .457. Los números de cuadrangulares y slugging fueron los más discretos de su carrera. Durante los playoffs fue mucho peor, ya que el inicialista estuvo de 40-9 (.225) sin jonrones ni empujadas. Los fanáticos de Detroit no estuvieron conformes con eso, lo cual podría ser el motivo de que llegar a Texas y usar el 84 representen un nuevo comienzo.

"El año pasado es el año pasado", dijo Fielder. "Todo el mundo me criticó por la forma en la que jugué, y con razón. Estuve mal. Quiero crear mejores recuerdos esta temporada".