Justin Verlander and Miguel Cabrera. (Tony Dejak/AP)

OAKLAND -- Durante la mayoría de la temporada regular del 2013, Miguel Cabrera bateó como "Super Man" y Justin Verlander estuvo batallando para recobrar la forma de años anteriores.

Luego, en la recta final de la campaña, Verlander encontró el ritmo mientras el venezolano estuvo luchando con varias lesiones que limitaron su poder y su habilidad de conectar extrabases.

El jueves, cuando más hizo falta en un Juego 5 de vida o muerte contra los Atléticos en la Serie Divisional de la Liga Americana, ambas superestrellas dieron la cara para propulsar a los Tigres a una victoria por 3-0 que envía a Detroit a la Serie de Campeonato de la Liga Americana por tercer año consecutivo.

Apoyado por un cuadrangular de dos carreras de Cabrera, Verlander tiró 8.0 innings brillantes para volver a dominar a Oakland y adjudicarse la victoria en el O.co Coliseum.

"Justin se crece en estos momentos", dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland. "Normalmente, basándome en su mirada y su humor, puedo captar si está enfocado. Hoy sí estuvo enfocado".

Lo ha estado desde hace dos semanas y media, luego de un año marcado por la inconsistencia. En sus últimas cuatro aperturas--incluyendo sus últimas dos de la temporada regular y dos contra los Atléticos en esta serie--Verlander no ha permitido carreras en 27.0 innings y ha ponchado a 43 bateadores.

En sus dos salidas vs. Oakland en estos playoffs, tiró 15.0 ceros con 21 ponches y apenas seis hits concedidos.

En particular, el derecho ha sido una pesadilla para los Atléticos en postemporada. En cuatro aperturas ante los "verdes" entre los playoffs del 2012 y los del 2013, el lanzador de 30 años ha concedido una sola vuelta en 31.0 episodios, con 13 hits permitidos y 43 ponches. Y dicha anotación fue en el mismo primer inning del Juego 1 del 2012, lo que significa que los Atléticos no le anotan a Verlander en playoffs en 30.0 entradas consecutivas.

El jueves fue una dosis demasiada conocida para los locales.

"Desde temprano se le notaba bien afinado", dijo el manager de los Atléticos, Bob Melvin. "No le dimos muy buenos swings".

¿Y cómo explica sus éxitos el mismo Verlander?

"En lo único que estuve pensando (el jueves) era mi plan de juego, visualizándolo y cómo ejecutarlo", dijo el diestro.

El Verlander que se ha visto desde el 23 de septiembre es el que los Tigres han querido ver todo el año. El oriundo de Virginia está contento de volver a bridarle a su equipo esa clase de actuaciones.

"Estoy lanzando de la manera en que se supone debo hacerlo", dijo al respecto. "Trabajé mucho todo el año para recobrar la consistencia. Siento que por fin, al final del año, vi los frutos de eso.

"Por fin pude hacer par de ajustes para ser más consistente".

REAPARECIÓ EL PODER DE MIGUEL
Se sabe que Cabrera ha padecido dolores en el abdomen, la ingle y la cadera desde hace por lo menos tres meses. No había dado jonrón desde el 17 de septiembre y desde ese día ni siquiera había conectado extrabases.

Pero ante una recta de Sonny Gray en el cuarto episodio con Torii Hunter en la primera base, el maracayero puso las primeras carreras en el marcador con un batazo que voló la cerca del jardín izquierdo en el O.co Coliseum. Con Verlander en la lomita, esas dos carreras parecían enormes. Además, fue un alivio en los predios de los felinos ver a Cabrera volver a exhibir su poder.

"Cabrera dio la cara por nosotros esta noche", dijo Leyland, quien había resistido llamados por colocar al venezolano como designado en vez antesalista.

El mismo toletero, siempre renuente a hablar mucho de sus logros individuales ni mucho menos de sus molestias físicas, se refirió a la importancia de su batazo en el contexto colectivo.

"Siempre que anotas carreras, es importante", comentó. "En este juego llegamos listos para dar swings y para pitchar. Este no es el momento para quejarse uno".

Los compañeros de Cabrera sí quisieron hablar de sus aportes.

"Sabíamos que iba a ser un juego cerrado, así que poner esas carreras en la pizarra fue grande", comentó el compatriota de Cabrera, Víctor Martínez, quien se fue de 4-3 en el Juego 5 y bateó .450 en la serie. "Él dio la cara por nosotros una vez más. Este año demostró por qué es uno de los mejores".

En Detroit se ha valorado los esfuerzos de Cabrera de seguir adelante, a pesar de los dolores.

"Miggy ha puesto lo mejor de sí", dijo el jardinero de Detroit, Torii Hunter. "Está lesionado y ha dado todo lo que tiene. Se siente bien verlo dar jonrón".

Y se siente bien, por supuesto, haber remontado una desventaja de 2-1 en esta serie para eliminar una vez más a los Atléticos y avanzar a la Serie de Campeonato contra los Medias Rojas, desde el sábado en Boston. Nada de eso hubiera sido posible sin los aportes de las dos figuras emblemáticas de los felinos, que una vez más dijeron presente en el momento más importante.