Vladimir Guerrero. (Patrick Semansky/AP)

SANTO DOMINGO -- Después de fallidos intentos por volver a las Grandes Ligas, Vladimir Guerrero anunció el sábado su retiro definitivo del béisbol.

El jardinero dominicano, ganador del premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2004, no había visto acción en las mayores desde el final de la temporada de 2011 con los Orioles de Baltimore.

Guerrero se mostró ante los busca talentos de algunos equipos con el fin de recibir un contrato e incluso firmó con un club de una liga independiente. Pero nada fructificó.

"Decidí anunciar mi retiro debido a que deseo pasar más tiempo con mi familia, sobre todo con mi hijo mayor de 14 años, Vladimir Guerrero junior, el cual practica béisbol, y también por el hecho de las dos operaciones que he tenido en mi rodilla derecha", dijo Guerrero en una entrevista con la estación radial dominicana Z101.3 FM.

Guerrero agotó una trayectoria de 16 años en las mayores como un hombre silencioso que habló muy duro con su madero.

Se retira con un promedio de por vida de .318, que acompañó con 449 cuadrangulares, 1.496 remolcadas y 1.328 anotadas, además de 2.590 hits. También era dueño de un potente brazo, totalizando 126 asistencias en su carrera.

También era dueño de una habilidad para hacer contacto con lanzamientos malos.

Guerrero lamentó no haber podido alcanzar los 500 jonrones de por vida, algo que definió como una de sus metas.

"Lamentablemente no pude, esa era una de mis principales metas", dijo Guerrero sobre la marca.

Ganó el galardón al Jugador Más Valioso con los Angelinos de Los Ángeles, luego de iniciar su carrera con los Expos de Montreal. Sus últimas dos campañas fueron con los Rangers de Texas y Baltimore.

Nueve veces seleccionado para el Juego de Estrellas, Guerrero es considerado como un potencial candidato para ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown. Sin embargo, Guerrero se muestra cuidadoso al tocar el tema.

"Todavía es muy temprano para hablar de eso. Entiendo que tuve una buena carrera, pero ya esa será una decisión que no dependerá de mí. Los escritores tendrán la última palabra en ese sentido", indicó.