Junior Lake.

CHICAGO - El presidente de operaciones de béisbol de los Cachorros, Theo Epstein, le hizo una advertencia al manager Dale Sveum antes de que el dominicano Junior Lake hiciera su debut de Grandes Ligas el 19 de julio.

"Le dije a Dale cuando llegó (Lake), 'Hará cosas -- buenas y malas -- que jamás has visto en el terreno de juego'", recuerda Epstein. "'Pero será divertido verlo y maravilloso presenciar cómo va tomando forma frente a nuestros ojos'".

El viernes, al día siguiente de conectar dos jonrones, Lake se fue de 5-4 en el segundo juego de la serie contra Los Angeles. El quisqueyano llegó a la acción del sábado con promedio de .358 en 16 compromisos en la Gran Carpa.

Lake, de 23 años de edad, es un ex jugador de cuadro que disputó apenas seis compromisos como guardabosque en ligas menores antes de unirse a los Cachorros. Por su parte, Sveum dice que no tiene inconveniente con la defensa de Lake mientras el novato se adapta a su nueva posición.

"Le ha ido bien. Ni siquiera - toco madera - ha cometido errores, con excepción quizás de tratar de sacar a un corredor en el plato y tirar la bola por encima de la cabeza de todo el mundo", dijo el capataz.

El reto principal de Lake en su carrera profesional ha sido resistirse a los lanzamientos rompientes que, según él, ha visto más a menudo en Grandes Ligas.

"Junior es muy trabajador y puede hacer muchas cosas distintas en el terreno", dijo Epstein. "Todo el mundo lo está alentando a que encuentre la manera de no dejarse engañar por el lanzamiento rompiente. Eso es lo más importante y lo está comenzado a hacer.

"Trabajó fuerte en Doble-A el año pasado, llevó su mejoría a la pelota invernal y ahí fortaleció su confianza con un desempeño estupendo. Tras salir (de la lista de lesionados) este año, comenzó encendido y en Grandes Ligas no ha perdido el compás ni por un momento".