Jhonny Peralta. (AP)

DETROIT -- El torpedero de los Tigres de Detroit, Jhonny Peralta, consideró erróneo el haberlo incluido en una lista de peloteros presuntamente vinculados con el caso de dopaje de la clínica Biogenesis.

"Es un error", dijo Peralta el miércoles, después de conectar un doblete en la victoria de Detroit por 11-1 sobre los Nacionales de Washington. "Pero independientemente de lo que pase, necesito luchar y seguir adelante".

Antes y después del partido, que podría ser el último que dispute en mucho tiempo, Peralta insistió en que desconocía si las Grandes Ligas tenían planes de suspenderlo.

"No he escuchado nada todavía", dijo.

Detroit no tiene juego previsto para el jueves, y se espera que las mayores anuncien las medidas disciplinarias el viernes.

"No me siento nervioso", dijo Peralta. "Pero esto sí me preocupa un poco porque quiero jugar todos los días y me encanta estar aquí en Detroit".

Si Peralta es suspendido 50 partidos por una primera infracción al programa antidopaje del béisbol, perdería 1.639.344 dólares, de su salario de seis millones por esta temporada.

Sin tomar en cuenta partidos reprogramados, no podría jugar hasta el 24 de septiembre, apenas cinco partidos antes del final de la temporada regular. El 14 de septiembre podría empezar a jugar en las menores, si alguno de los equipos de Detroit en las menores está en los playoffs.

El manager de los Tigres, Jim Leyland, no permitió siquiera que un reportero terminara de hacer una pregunta sobre una posible suspensión de Peralta, que dificultaría al pelotero ponerse en forma para jugar hacia el final de la campaña regular y estar listo para los eventuales playoffs.

"No voy a hablar de eso en absoluto", cortó Leyland.

Peralta batea para .307, con 10 jonrones y 53 impulsadas. Es líder del equipo con 29 dobles, en 101 encuentros, de los 106 que Detroit ha disputado.

"Es muy importante para este equipo", consideró el lanzador derecho Justin Verlander. "Obviamente él ha tenido una temporada digna del Juego de Estrellas y ha salido a jugar casi todos los encuentros como campocorto. Perder a alguien así sería difícil, pero no puedo comentar más sobre eso, porque no sé cuáles son las posibilidades de que ocurra".

Aunque Peralta habló de "luchar", no precisó si apelaría una suspensión. Reconoció que se sentiría descorazonado si se le obliga a perderse casi un tercio de la campaña.

"Sería decepcionante, pero no hay nada que yo pueda hacer", señaló.

En una transacción que podría ser para protección, los Tigres adquirieron el martes al torpedero cubano José Iglesias en un canje con Boston.