Rivera junto a John Wetteland y Joe Nathan (derecha). (AP)

ARLINGTON, Texas, EE.UU. -- El regalo fue apropiado, si se toma en cuenta la forma en que Mariano Rivera ayudó a que los Yanquis echaran a patadas de los playoffs a los Rangers.

Los Rangers honraron al taponero panameño antes de su último partido de temporada regular en Texas, al entregarle un par de botas vaqueras con el logotipo de los Yanquis de Nueva York, su nombre y el número 42. Rivera, líder histórico de Grandes Ligas en salvamentos también recibió un sombrero vaquero el jueves, antes del último partido de la serie entre ambos equipos, y el club texano donó un cheque por 5.000 dólares a la Fundación Mariano Rivera que brinda ayuda a niños necesitados.

Las botas le fueron entregadas por John Wetteland, que antes de convertirse en el líder de los Rangers en salvamentos fue cerrador de los Yanquis. Durante la temporada de 1996, en la que ganaron la Serie Mundial, Rivera fue relevista preparador, antecediendo a Wetteland.

"¿Quién diría que este inocente chico se convertiría en el máximo cerrador de la historia? Si uno ve en retrospectiva, tiene sentido", dijo Wetteland. "Nunca conocí a alguien que prestara tanta atención a los detalles. Él se sentaba en silencio, pero sabía de qué se estaba hablando. Ahora le digo, `Nunca dijiste una sola palabra, simplemente siempre observabas a las personas', y él responde, `Yo estaba asimilándolo ".

Rivera ha lanzado 14 entradas sin permitir carrera en 10 apariciones en playoffs frente a los Rangers, incluidos dos salvamentos en cada una de las series divisionales de 1998 y 1999, que los Yanquis ganaron al barrer en tres juegos.

El único partido de postemporada que ha lanzado contra Texas y que los Yanquis han perdido fue el sexto de la serie de campeonato de la Liga Americana en 2010, cuando lanzó una entrada perfecta en el duelo que los Rangers ganaron para asegurar su primera visita a la Serie Mundial.

El sobrero fue entregado por el cerrador de los Rangers Joe Nathan, que se llevó el salvamento en el Juego de Estrellas de la semana pasada después de que Rivera se hizo cargo de la octava. Rivera se colocó el sombrero negro sobre la gorra de los Yanquis para posar ante las cámaras con Wetteland y Nathan.

El rey del ponche en las mayores, Nolan Ryan, miembro del Salón de la Fama y ahora director general de los Rangers, ayudó en la entrega del cheque a Rivera.

"Dominante. Profesional. Embajador", dijo el manager de los Rangers, Ron Washington, al describir a Rivera antes del partido. "Automático, y cualquier otro tipo de adjetivo que uno pueda encontrar para definirlo bajo una luz muy, muy, brillante, define lo que haces. Ejemplar".

Antes de llegar en años consecutivos a la Serie Mundial, en 2010 y 2011, las únicas otras apariciones de los Rangers en playoffs han sido en 1996, 1998 y 1999 --todas ellas derrotas ante los Yanquis, que en cada una de esas series avanzaron hasta ganar el clásico de otoño.