Edward Mujica

NUEVA YORK -- Edward Mujica se enteró que había sido seleccionado como reemplazo de último minuto para el Juego de Estrellas en medio de un juego en Chicago. Tal vez no fue el momento más adecuado.

De un momento a otro, en vez de planear unas vacaciones de cuatro días, el relevista venezolano de los Cardenales de San Luis tenía que viajar a Nueva York para la cita del martes.

La noticia llegó en un momento poco propicio, puesto que acabó desperdiciando su segunda oportunidad de salvamento en 28 oportunidades de la temporada. Pero al final se las arregló para ser acreditado con su segunda victoria, luego que San Luis reaccionó y doblegó 10-6 a los Cachorros de Chicago.

"Quería que el juego acabara rápido para poder venir Nueva York", dijo Mujica.

Lo curioso de todo es que el rescate malogrado le costó una victoria a su compañero Adam Wainwright quien, al cumplir una apertura el domingo, abrió la puerta para la convocatoria de Mujica en el equipo de la Liga Nacional.

Mujica fue una de las principales omisiones cuando los rosters del clásico de mitad de temporada fueron anunciados.

El derecho asumió como el taponero de San Luis a inicios de la campaña cuando Jason Motte tuvo que someterse a una operación Tommy John. Con 26 rescates, Mujica cuenta con una efectividad de 2.20 y sólo ha concedido dos bases por bolas en 41 entradas.

Una vez terminado el juego en el Wrigley Field, Mujica hizo arreglos a fin de que familiares suyos en Venezuela pudieran viajar para verlo en vivo la noche del martes.

"La familia debe estar llegando dentro de poco. Todo fue bastante rápido, pero pudimos conseguir algo y ya están en el camino", dijo.

Mujica no fue el único que tuvo que improvisar viajes tras ser citado al Juego de Estrellas a última hora.

En el caso de Mark Melancon, relevista de los Piratas de Pittsburgh, se trasladó a Nueva York por carretera. Melancon supo de su convocatoria el sábado para reemplazar al lesionado Jeff Locke, un compañero de equipo.

¿Qué hizo Melancon? "Alquilé una minivan, y nos pusimos a conducir mi esposa, yo y mis padres", contó el lunes. Sus padres viajaron en avión de Denver a Pittsburgh y luego emprendieron el viaje de casi seis horas por la autopista, llegando a Manhattan al filo de la medianoche.

"Pasamos un buen rato en familia", dijo Melancon.