Christian Bethancourt. (David J. Phillip/AP)

NUEVA YORK -- Los Bravos de Atlanta tendrán una vacante en la receptoría la próxima temporada ante la expectativa generalizada que dejarán ir a Brian McCann en la agencia libre.

Como uno de los mejores prospectos de la organización, con excepcionales virtudes defensivas gracias a su cañón de brazo y habilidad atlética, el panameño Christian Bethancourt asomaba para adueñarse del puesto.

Pero el inesperado surgimiento de Evan Gattis y su poder ofensivo --14 jonrones y .563 de slugging en 54 juegos-- ha generado un segundo candidato.

El desafío de Bethancourt es demostrar es que puede rendir con el bate de manera productiva y poder alcanzar el máximo potencial.

Sus números en su segunda campaña seguida Doble A, con .262 de promedio y .292 en porcentaje de embasado, reflejan una realidad que el mismo cátcher de 21 años admite no es la más alentadora para su causa.

"No es un secreto. Mi ofensiva en los últimos años no ha sido muy buena", dijo Bethancourt, quien en el domingo participó por segunda vez consecutiva en el juego de las mejores prospectos de las menores, bateando un elevado de out en su único turno. "Nunca agacho la cabeza, nunca me pongo un rincón. Siempre trato de salir adelante todos los días".

Bethancourt ha mejorado al compararse su rendimiento con el año previo con la sucursal de Misisipí, subiendo del promedio .243 y .275 de embasado, en medio de una campaña en la que padeció lesiones.

Los Bravos aguardan más disciplina en el plato, con 10 bases por bolas en 210 viajes al plato en esta campaña.

"Siempre el pelotero tiene que mejorar todos los días", Si te fuiste de 3-3 ayer, vas a tratar de irte de 4-4 en el siguiente. Y así todos los años, en todos los aspectos".

Bethancourt tuvo una incursión de 23 juegos el año pasado en la liga invernal de la República Dominicana, donde bateó para .224 (13 hits en 58 turnos) con los Tigres del Licey.

"Todos saben que la dominicana es probablemente la mejor liga de invierno del mundo, con el nivel de beisbolistas que tienen. A lo mejor mi estadísticas no le enseñan, pero aprendí", dijo Bethancourt. "Pude jugar con peloteros como Hanley Ramírez, Vladimir Guerrero y Erick Aybar que compartían sus experiencias sobre las situaciones del juego. Pero nunca tuve presión, no me sentía asustado por estar enfrentando a un lanzador de Grandes Ligas.

Y sobre ser señalado como sucesor de McCann, su idea es pasar por alto lo que se diga: "Trato de no pensar en eso. Mi meta desde que era chiquito es llegar a Grandes Ligas. Ojalá que sea pronto. Cuando llegue el momento, lo voy aprovechar".