NUEVA YORK - Las Grandes Ligas parecen estar cerca de expandir el uso del video por los umpires a partir de la temporada de 2014, y analiza si otras jugadas, fuera de cantar bolas y strikes, podrían ser sometidas al análisis de repetición instantáneas.

El video se emplea para cerciorar batazos de jonrón desde agosto de 2008. El comisionado Bud Selig quería inicialmente incluir batazos que picaban cerca de la raya de foul esta misma temporada, pero se optó por esperar mientras se estudiaban cambios más radicales.

"Mi punto de vista ha ido cambiando", dijo el comisionado Bud Selig el jueves, luego que el vicepresidente ejecutivo Joe Torre rindió un informe durante una reunión con los dueños de equipo.

Torre confía presentar las propuestas definitivas para el próximo encuentro de los propietarios, previsto entre el 14 y 15 de agosto, en Cooperstown.

Los umpires han estado en la mira después de dos malas decisiones la semana pasada.

Luego de no declarar como legítimo un jonrón de Adam Rosales, de los Atléticos Oakland, el cual hubiese empatado un juego en el noveno inning en Cleveland, los umpires --encabezados por Ángel Hernández --revisaron el video y tampoco pudieron dar como bueno el batazo, cuando en las imágenes era evidente que la pelota traspasó la cerca.

Al día siguiente, los umpires permitieron al manager Bo Porter, de los Astros de Houston, hacer un inapropiado cambio de relevistas en medio de una entrada, lo que derivó en una suspensión de dos juegos para Fieldin Culbreth, el encargado de los árbitros en ese partido.

"¿Qué si tuvimos una mala semana? Pues sí", dijo Torre. "Una fue por algo de reglas, sin nada que ver con repeticiones".

En pruebas realizadas el año pasado en los dos estadios de Nueva York, Grandes Ligas experimentó con la tecnología "Hawk-Eye" con animación que se usa en el tenis para verificar que una pelota fue buena y el programa de radar TrackMan que se emplea en el golf.

También se estudia si se debe tener un supervisor para análisis de repeticiones en los mismos estadios o en una sede central. Otra opción es que los umpires lleven audífonos como en el fútbol. Torre se opone a la idea que los managers puedan apelar jugadas, como lo hacen sus contrapartes en la NFL, pero dijo que hay opiniones divididas.