SAN FRANCISCO -- Carlos Beltrán hizo todo lo posible para que los Gigantes pudiesen repetir en los playoffs el pasado otoño durante su corta estancia con San Francisco.

Los Gigantes no pudieron clasificarse al año siguiente de ganar la Serie Mundial de 2010.

Ahora, Beltrán se encuentra en la cueva contraria con los campeones vigentes Cardenales de San Luis, rivales de los Gigantes en la serie de campeonato de la Liga Nacional.

"Fue algo fabuloso", dijo Beltrán. "El haber podido jugado con los Gigantes fue algo positivo en lo personal. Quería estar en una postemporada. Desafortunadamente, no se dio. Pero al mismo tiempo, disfruté jugar frente a estos fanáticos, muy ruidosos, son muy buenos fanáticos. Realmente te alientan. Pude conocer a mucha gente, nuevos compañeros y la pasé muy bien".

Beltrán, adquirido por los Gigantes en un canje con los Mets de Nueva York, a finales de julio, bateó para .323 con siete jonrones y 18 empujadas en 44 juegos. También se tuvo que perder algunos juegos por lesiones.

En la sensacional reacción de seis carreras en Washington el viernes, el doble del jardinero puertorriqueño emprendió la remontada. Beltrán se declaró orgulloso de que su viejo equipo le dio la vuelta a un 2-0 en contra en la serie de primera ronda de la Liga Nacional y terminar ganando tres juegos seguidos como visitantes ante los Rojos en Cincinnati.

"Eso demuestra la clase de equipo que son", dijo Beltrán. "Son un buen equipo, con buena camaradería, un gran grupo de lanzadores y también tiene un magnífico mánager en (Bruce) Bochy".

Beltrán fichó con los Cardenales por dos años y 26 millones de dólares el pasado invierno.

Los Gigantes guardan mucho aprecio hacia Beltrán, pese a que estuvo en el equipo algo más de dos meses.

"Hizo un gran trabajo", dijo Bochy previo al primer juego el domingo. "Un excelente compañero. Disfrutamos tenerlo con nosotros y lo dejó todo para ayudarnos. Como equipo, nosotros dejamos de batear, pero no él".