ARLINGTON, Texas -- Todo lo que llevó a los Rangers de Texas a la Serie Mundial falló contra los Gigantes de San Francisco.


El mejor lanzador. Los bateadores poderosos.

Nada pareció funcionar cuando más se requirió.

El as zurdo Cliff Lee perdió nuevamente y los bates de los Rangers permanecieron callados en la derrota por 3-1 el lunes en el quinto juego, que dio el título a los Gigantes.

Lee, valiosa adquisición de Texas a media temporada, debía ganar juegos como éste, aunque definitivamente estuvo mejor que en el partido inaugural de la serie, cuando sufrió la peor salida en postemporada de su carrera. Aún así, no fue suficiente para superar a Tim Lincecum.

Pero sin importar qué tan bien pudo haber lanzado el probable próximo agente libre en lo que podría ser su última apertura con Texas, Lee no obtuvo ayuda de un orden al bate que pasó de ser muy poderoso a desplomarse en la primera Serie Mundial de los Rangers.

Texas tenía 18 entradas --el equivalente a dos juegos completos-- sin anotar hasta que el dominicano Nelson Cruz puso la bola al otro lado de la cerca en el séptimo episodio contra Lincecum. Eso ocurrió después de que Lee, quien ponchó a seis bateadores y no dio pasaporte en siete capítulos, había realizado su último lanzamiento.

El colombiano Edgar Rentería, octavo en el orden al bate de los Gigantes y el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, bateó un cuadrangular de tres carreras en la séptima entrada.

Los Rangers fueron blanqueados en dos ocasiones por San Francisco. El otro equipo que había sido dejado sin anotación en dos juegos de Serie Mundial fueron los Dodgers de Los Angeles en 1966, que no anotaron en los tres últimos encuentros al ser barridos por Baltimore.

Texas, que encabezó las Grandes Ligas con promedio de bateo de .276 en la temporada regular, conectó para un magro promedio de .190 en la Serie Mundial con sólo 12 carreras.

Josh Hamilton, quien encabezó las mayores con promedio de bateo de .359 en la campaña regular, pegó dos imparables en 20 oportunidades en la Serie Mundial. Los bates poderosos de Michael Young, Hamilton, y los dominicanos Vladimir Guerrero y Cruz conectaron en total de 74-12 para promedio de .162.

Lee tenía foja de 7-0 con promedio de carreras limpias admitidas de 1.26 en ocho aperturas de postemporada en su carrera al llegar a la Serie Mundial. En esta ocasión perdió los juegos uno y cinco en la primera Serie Mundial en los 50 años de historia de la franquicia de los Rangers.